miércoles, 10 de junio de 2009

domingo, 7 de junio de 2009

miércoles, 6 de mayo de 2009

viernes, 1 de mayo de 2009

sábado, 25 de abril de 2009

jueves, 23 de abril de 2009

Humor y persuasión

He terminado de leer el libro “Humor y persuasión”, de Alberto Vaca, fundador y gerente deHuman Profit. La obra lleva por subtítulo: “¿Cómo conectar eficientemente con la audiencia?”, y está compuesta por diez capítulos; en concreto: ¿Qué me animó a escribir este libro? (Cap. 1); La conexión con nuestros receptores. El funcionamiento del cerebro en los procesos de interacción (Cap. 2); La voz, ese gran persuasor (Cap. 3); La preparación, requisito básico para persuadir (Cap. 4); El humor en las relaciones humanas (Cap. 5); La relación (incestuosa) entre cultura de empresa y humor (Cap. 6); Técnicas para aproximarnos y construir humor. Cómo convertirse en un aprendiz de humorista (Cap. 7); Las estrategias de persuasión (Cap. 8); El cierre eficiente de las situaciones de persuasión (Cap. 9); y Guía rápida (Cap. 10).

Como dice el autor, “el humor en las relaciones humanas ejerce de atractivo, convierte a las personas que lo utilizan en el centro de atención. Todos preferimos estar junto a aquellos que nos hacen reír, que juntarnos con quienes siempre nos cuentan sus problemas o son críticos con todo. El positivismo nos atrae porque nos libera de las miserias del día a día, nos permite intuir que las rivalidades y las dificultades se superan, pero también nos facilita la interacción tan necesaria para muchas cosas, fundamentalmente para poder ubicarnos, para saber dónde estamos con respecto al resto y para aprender, porque es necesario contrastar criterios”.

Como todo, en el justo medio está la virtud (in medio virtus, decía Aristóteles). El humor bien utilizado potencia los mensajes; mal usado puede producir los efectos contrarios. Lo decía Demócrito, “las cosas más agradables de este mundo se convierten en las más desagradables cuando no reina la moderación”. Además, no sólo hay que buscar el equilibrio –para no ser el típico graciosillo que no es tomado en serio– sino que hay distintos tipos de humor. El humor positivo (o sano) es el humor blanco o de día. No todo vale.

Es un libro enfocado al uso del humor, en general, pero muy en particular a su uso en presentaciones: “Presentaciones eficaces con humor”. En una presentación digamos que existen tres partes: introducción, desarrollo y cierre. Como dice Vaca, los primeros instantes son claves para captar la atención y que el juicio inconsciente que todos hacemos sobre el ponente sea el más favorable. Aquí juega un papel importante la “broma aperitivo”. Así se nos dice: “¿Qué beneficios obtendríamos si en una situación de comunicación a un grupos conseguimos que nuestro auditorio esboce una sonrisa en los primeros instantes? Primero se produce una sensación de bienestar y después, si nos reímos juntos, es más fácil tomar conciencia de la unidad que formamos como grupo, de sentirnos más equipo, entre otras razones porque nos escuchamos y tomamos conciencia de la presencia de todos. El nivel de atención se despierta, quizá porque pensamos: Si nos ha sorprendido una vez puede volver a hacerlo. Son puntos a favor del ponente, los grupos agradecen el esfuerzo que se ha hecho pensando en ellos. También afianza los contenidos al hacerlos más comprensibles, más fáciles de recordar y predispone favorablemente a interacciones futuras. Las bromas en el discurso resultan como los condimentos o especies en la comida: obtenemos un efecto delicioso con cantidades ajustadas”.

También dice: “La utilización del humor al inicio de una situación de comunicación es eficiente, principalmente porque en el inicio la audiencia realiza nuestra evaluación–valoración, y lo hace de forma emocional. Está claro, lo hace aunque no tenga razones para hacerlo; en esos primeros instantes de la comunicación el auditorio no tiene criterios para efectuar ninguna evaluación, pero la realiza, su cerebro emocional no puede evitarlo. Si en esos primeros instantes nos ganamos una actitud favorable hacia nosotros nos resultará posible mantenerla”.

Otras muchas cuestiones son tratadas en este libro que no desvelo para que el lector se recreé en sus páginas. En resumen y como se recoge en el texto, “el humor ayuda a que nuestras relaciones sociales (de comunicación) sean más eficientes, satisfactorias y positivas; nos libera de las emociones negativas que nos inhiben de contrstruir, innovar y desarrollarnos”.

martes, 21 de abril de 2009


Frikifriquifrikfrikiefreaky o freak que originalmente procede del inglés freak (una de cuyas varias acepciones es la de extrañoextravagante o estrafalario), es un término usado en el idioma español para referirse a la persona de apariencia o comportamiento fuera de lo habitual, interesada u obsesionada en un tema o hobby concreto en el que se considera fanático (otra acepción para "freak" en el idioma inglés).

El interés que presenta el friki puede llegar a tacharse de extravagante, o a integrarse en una comunidad de su interés.

jueves, 9 de abril de 2009

Informar y Persuadir

Un análisis puramente cognitivo puede ser  suficiente para comenzar a trabajar en cierta área del diseño de comunicación visual, tal como el diseño de símbolos gráficos para la información del público. En este campo debe reconocerse una diferencia, por ejemplo, entre un símbolo informativo como "Sala de espera", y uno como"Prohibido fumar". El primero debe ser entendido, y esto puede ser difícil, pero el segundo debe ser entendido y obedecido. Esto supera claramente la dimensión cognitiva y lleva la función del símbolo al borde de sus posibilidades. Éste es el problema de muchas señales viales; su falta de efectividad hace que en reiteradas ocasiones la Dirección de transportes deba instalar señales que digan "Obedezca las señales", sin resultados conocidos. Una estrategia más original fue implantada en Manhattan, donde en algunas paradas de de transporte público existen grandes señales que dicen: "Ni siquiera piense en estacionar aquí". Parece que el tono más informal y personal es más efectivo para recordar la posible presencia de la policía, o de otro representante de la autoridad que pueda realmente enojarse si uno estaciona allí. La noción de la autoridad aparece reforzarse por la composición tipográfica, hecha toda en mayúsculas. ("La gente habla en minúsculas y grita en mayúsculas", dijo una vez Jock Kinneir, diseñador de las señales viales de Inglaterra.)
 Las señales por si son insuficientes para implementar leyes y comunicar advertencias eficazmente; su eficacia depende de sistemas amplios de comunicación, que deban incluir la legislación la educación, las condiciones socioculturales adecuadas, los ambientes físicos apropiados y, en ciertos casos, la vigilancia; obviamente superando los límites de la semiótica.

lunes, 6 de abril de 2009

El Gurú




Definición e intenciones del proyecto

Se trata de un proyecto de intervención social, dirigido a la máxima cantidad de espectadores posible.

El tema de investigación es La Risa.

La risa es una forma primaria de comunicación que potencia las relaciones sociales y nos afecta a todos por igual.

Para una buena comunicación de este concepto, se utilizarán diseños sencillos, con un estilo variable, adaptado a cada situación.

En el proceso de diseño se utilizará una actitud humorística, potenciar el impacto persuasivo del mensaje.

Éstos diseños impresos colocarán en diferentes emplazamientos de la escuela.

La intención de este proyecto es provocar la risa  para crear un entorno de trabajo más agradable.

intervención anónima en el horario de la EASD


Ejemplo de como utilizando el humor, un mensaje informativo pasa a ser persuasivo.

domingo, 5 de abril de 2009

PRINCIPIOS DEL DISEÑO PARA TODOS

  1. El producto debe ser sencillo, hay que reducir al máximo los elementos,las operaciones inútiles y los esfuerzos.
  2. El producto debe adaptarse a las capacidades de interacción de las personas usuarias.
  3. El diseño ha de permitir una rápida e inequívoca percepción de qué y cómo debe utilizarse.
  4. El diseño debe responder a un modelo conceptual de funcionamiento que se adapte a las experiencia precedente y a las expectativas de la persona que lo tiene que utilizar.
  5. Tiene que haber una clara relación entre los sistemas de actividad a disposición del usuario. Un mapa de posicionamiento natural entre la acción y la respuesta del producto la actividad del producto.
  6. Debe preverse el sistema de retroacción, que informe del estado y de la actividad del producto.
  7. Hay que considerar la posibilidad de que las personas usuarias se equivoquen o utilicen el producto para un fin no previsto.
  8. Tiene que ser flexible y adaptarse, con el tiempo, a las necesidades específicas de las personas, también al uso de accesorios.
  9. El producto tiene que ser seguro y fiable, de manera que se pueda usar con tranquilidad y con la seguridad de que se hayan eliminado originariamente las posibles causas de accidente.
  10. Cuando todo esto es definitivamente complicado, como último recurso queda la posibilidad de estandarizar.

INTERVENCIÓN URBANA “1941 SONRISAS”: INTERESANTE PROPUESTA DE AUGUSTO CARRASCO



1941 sonrisas


Muy bien, si estas leyendo esto es porque has sido elegido para cambiar el mundo o al menos una pared o un objeto. Y aquí comenzamos, pero antes te explico de qué rayos se trata todo esto:

1941 sonrisas es un proyecto de creación, probablemente de la rama de la intervención urbana, que no es otra cosa que llevar el trabajo de creación artístico hacia la calle, trabajando con los elementos que la misma ciudad presenta, modificándolos y proponiendo experiencias distintas a todas las personas, a través de la transformación del espacio que se sucede a diario. Eso es pues poesía, eso es el arte, una experiencia, un modo de ser, de vivir y sentir la realidad.

El objetivo principal de este proyecto es dibujarle 1941 sonrisas a la ciudad. Para hacerlo contamos primero con diversos soportes que la misma ciudad pone ante nuestros ojos: paredes, pistas y veredas con imperfecciones o en estado de deterioro, construcciones, objetos tirados, etc. También contamos con material de pintura: siempre hay en casa un lápiz, un plumón, una tiza, un poco de pintura, hilos, plastilina, latas de spry (claro!), o cualquier elemento que pueda generar una línea curva, ¿ya mencione pintalabios o mayonesa?

La acción es simple: Dibujar una sonrisa donde antes habían defectos o imperfecciones. Una pared que parece triste por el descuido puede sonreírle a todos, así es como el arte le saca la lengua a la sucia realidad.

El proyecto se llama “1941 sonrisas” pues por un hecho sencillo: En 1941 nació el poeta Luis Hernández, entonces este proyecto es un homenaje al buen Luchito que con su gran sentido del humor y su impecable soledad nos hizo entender que la poesía es más que escribir un par de versos, es una actitud, un modo de sentir y vivir.

Este proyecto es patrocinado por la Alianza Francesa de Arequipa, quienes vienen realizando en la ciudad una actividad llamada “La primavera de los poetas”, actividad que tiene como objetivo celebrar la poesía, en todas sus formas y que se celebra en Francia desde hace mucho. La Alianza Francesa de Arequipa acepta un compromiso con el desarrollo de nuevas formas de creación en la ciudad desde que comenzaron las actividades de esta fiesta de la poesía, que este año tiene como tema o eje principal el slogan: “Rimas y risas”, es así que la Alianza Francesa apoya este proyecto que se relaciona mucho con el acto mismo de reír y lo presentará durante la celebración de la Primavera de los poetas en Arequipa, al finalizar la primera quincena de Abril.

Entonces tenemos un reto: dibujar las 1941 sonrisas hasta esa fecha, ya comencé junto a Gabriel en Cusco el año pasado, ahora te pido que me ayudes a terminar este proyecto pasándome vía mail tus fotos de las sonrisas que vayas dibujando en la ciudad, sean en tu casa, en la casa de tu vecina, de tu suegra, en la calle, etcétera. Invito a todas las personas de Arequipa, del Perú y el mundo a comenzar a dibujar sonrisas en todo lado y sorprender a sus hermanos, a sus compañeros de viaje, allí se encuentra la poesía, caminar cualquier día en una calle cualquiera, sumido en los pensamientos y preocupaciones, quizá cabizbajo, de pronto levantar la vista y ver una pared que nos sonríe, de pronto, sonreír nosotros también, eso tiene que ser algo bueno ¿verdad?

Entonces ya sabes, cualquier lugar es bueno, cualquier material también, envíame tus fotos con tus datos (nombre y alguna referencia a donde y cómo hiciste la sonrisa) al correo:
1941sonrisas@gmail.com y yo las colgaré en este blog. Ya sabes qué hacer y yo de antemano te agradezco por la solidaridad en la comunidad que propone este proyecto de la sonrisa. Aquí vamos o vamos que se puede.

* (Sí, estas últimas frases son nombres de discos de Cerati y Ángel Parra Trío)



jueves, 2 de abril de 2009

martes, 31 de marzo de 2009

Tapas para Radar

Este caso reúne algunos diseños de tapa del suplemento cultural Radar que publica el diario tabloide Página/12 (Buenos Aires, Argentina) los días domingo. Los comentarios que siguen pertenecen a Norberto Chaves, y han sido extraídos del prólogo escrito para el libro «Diseño Gráfico: Alejandro Ros»1


«Si tienes algo que decir, dilo».



Pongo la frase entre comillas porque la ha dicho un célebre publicitario cuyo nombre no me viene a la memoria y no tengo ganas de investigar. La frase, en su síntesis extrema, viene a cuento, pues hoy más que nunca resulta revolucionaria: reivindica, llanamente, la transparencia. Cierto es que no todo mensaje público es una señal de peligro y, en ciertos casos, no resulta necesaria ni conveniente la frase frontal. Pero, a todas luces, conviene que el mensaje se entienda. Tarde o temprano; pero nunca, nunca. Es mejor para todos.

Tapa para la revista Radar: 11 de septiembreTapa para la revista Radar: Calentamiento Global

A la gente común no hace falta recordarle esto. Las personas, salvo ciertos casos de psicopatía, hablan con la franca intención de que el otro las entienda. Pero esto no es así con los creativos de comunicación que, como se sabe, conciben a la creatividad como el arte de lograr que lo obvio deje de serlo.

Pero limitémonos a esa elite de comunicadores como la gente. Debemos entender por «comunicadores-como-la-gente» a aquéllos que, en vez de impedir que se entienda, consiguen que se entienda más de la cuenta. Me explico: son aquellos que, dado que tienen que decir algo, aprovechan para, además, decir otra cosa que reforzará lo anterior. A eso, la gente cursi lo llama «connotación». Yo lo llamo «efecto residual» y «efecto secundario». O «efecto retardado», según los casos.

Lo más interesante de todo acto humano es su efecto secundario. Hablar con resonancias es más económico: en una oración cabe otra. Y otra y otra y otra… hasta que el sentido se pierde en el horizonte. Pero el mensaje con valor agregado sólo sale de personas que tienen mucho que decir y poco tiempo para decirlo. Personas como aquel camionero que, sacando medio cuerpo por la ventanilla, le espetó a la suculenta criatura que cruzaba con el semáforo en rojo: «¡Mamita, si se te rompe un bretel, volcás!». Parábola sofisticadísima que logra una alquimia perfecta: un símil aparentemente burdo que, a la vez, sugiere la más tierna identificación con la destinataria. Mejor que parábola, búmerang. La metáfora acertada nos proyecta al espacio sideral y, de golpe, nos trae de regreso para hacernos caer en la cuenta. Si no, no es una metáfora sino un tiro al aire. La comunicación humana está llena de tiros al aire. ¡Qué pena!

Tapa para la revista Radar: Judíos bananas
La metáfora penetra en el sentido como el cuchillo caliente en la mantequilla. «Banana» (en argentino) quiere decir, más o menos, «piola» (en argentino). El origen de ambas metáforas se ha perdido; pero sus referentes reales están allí. Y el efecto surrealista potencia su sentido. En una supuesta llamada a Tel Aviv, el creativo publicitario (uno de los de verdad) le hacía decir al porteño piola: «¡Rabino, no me corte; no me corte!». Sinécdoque lejanísima, de impacto directo y alto efecto residual. «Judíos banana» era una oportunidad imposible de desperdiciar. La chispa del sentido salta al aproximar los polos opuestos. Esto lo decía André Breton sobre la poesía; sólo que peor (modestamente).
Tapa para la revista Radar: Porno Argentino
Si vas a decir algo soez, has de hacerlo con extrema elegancia. Ello te permitirá decirlo en un cocktail chic dialogando con señoras finas. O decirlo en la portada de un libro. Por ejemplo, la articulación (sintagmática) entre el facón y la boleadora, fotografiados con meticulosidad de anticuario, quedará como para un libro de imágenes sobre «El Gaucho». De tal modo que la asociación (paradigmática) con la noción «porno argentino» correrá bajo responsabilidad exclusiva del observador. Las señoras finas, podrán registrar el segundo sentido recién cuando lleguen a casa. A solas. Y te lo agradecerán. El «efecto retardado» se logra mediante el eufemismo, o sea, la diplomacia.

Tapa para la revista Radar: MalvinasTapa para la revista Radar: Michael Jackson

La técnica de la frontalidad descarada, en ciertos casos, resulta indispensable. Esta técnica, bien entendida, consiste en la bofetada, el golpe bajo o el puñetazo en el ojo: no debe andarse con chicas sino ir al grano y con saña. Esta técnica sólo aparentemente es más ingenua. Sólo aparentemente; pues si se aplica con talento será tan directa que se pasará al otro lado, atravesando el sentido: «No puedo creer lo que me estás diciendo...», que es una forma de decir «lo creo demasiado». La contundencia supera a su objeto y nos deja estupefactos. La buena comunicación vuelve superfluos los estupefacientes. Es lo que tiene.

Tapa para la revista Radar: LegalesTapa para la revista Radar: Rolling Stones en China

El paquete de cigarrillos va ilustrado con la hoja de una conocida planta, simétrica, vertical, plana, como de diccionario ilustrado. Es un ortodoxo paquete de cigarrillos que llevan un nombre que suena a real; como si dijésemos «virginia slims», «ducados», «celtas», «particulares» o «imparciales». Y quien dice «imparciales» dice «legales». Está todo dicho. Todo dicho. «Si tienes algo que decir, dilo».

Para lograr esto no alcanza saberlo y querer hacerlo. Hay que poder. Poder asociar lo uno con lo igual y con lo contrario. Poder viajar con la imaginación por paisajes que no tienen nada que ver, sin irse al carajo sino al lugar lejano y exacto de la metáfora poderosa, del esperable guiño inesperado. Se trata de inteligencia asociativa, lo cual implica dos cosas:

  1. tener en el cerebro, dispuestos a dispararse, miles de párrafos potenciales plagados de detalles, en los cuales anide, como aguja en un pajar, la idea justa; y
  2. tener repertorios de imágenes e ideas completísimos, que se cruzan en todas las direcciones conforme lo indiquen sus palabras clave, una suerte de google prêt-à-porter. O sea: tener los paradigmas llenos. Como el camionero.

Con ello se evita decir chistes malos, poemas cursis, obviedades estúpidas o, lo que es peor: no decir nada. Dicho en otras palabras: se trata de ser culto, que poco tiene que ver con la lectura de libros y muchísimo con la lectura del mundo. O «estar despierto y acceder al sentido de las cosas», como lo decía (y estaba) Walt Whitman.



Terminemos de una vez: el comunicador capaz es un médium, interpósita persona, hombre invisible. Carece de estilo propio. Para él, el estilo no es un principio estable sino un ingrediente variable: se elige como un color, como un tipo de letra, según convenga al caso. El comunicador capaz dice lo que hay que decir de la mejor manera posible. Y desaparece. Es un fantasma, un Don Nadie, «apenas» una persona útil a la comunicación humana. Una especie de Celestina que obra en la oscuridad para procurarles el goce a los demás.



Alejandro Ros

señalización normalizada EASD

señalización eventual EASD

señalización corporativa EASD

Vago permanente



lunes, 30 de marzo de 2009

Humor de ascensor

"Peligro alta tensión peligro de muerte" (Bailando el limbo)





  • La palabra limbo se refiere a un estado después de la muerte, donde se estipula van los espíritus de pecadores que necesitan el perdón de Dios para poder finalmente ascender al cielo.
  • El juego del limbo consiste en pasar bajo una vara, que a cada pasada se va acercando más al suelo.




Zona escolar en Valencia









El murciélago es el animal heráldico de Valencia por antonomasia. Según la leyenda los árabes lo domesticaban y lo empleaban para mantener a raya a los mosquitos de los terrenos pantanosos cercanos a la ciudad de Valencia.

En la época de Jaume I un profeta árabe auguró que mientras el murciélago del dueño de la ciudad pudiera volar todas las noches la ciudad se mantendría en poder musulmán.

Las tiendas de las tropas del rey Jaime I estaban acampadas en el arrabal de Ruzafa, fuera de la muralla de la ciudad de Valencia, a la cual habían sitiado para arrebatársela a los musulmanes.

Fue por entonces cuando un murciélago hizo el nido en la parte alta de la tienda del rey como si quisiera coronarla y augurar la victoria de Jaime I. El rey ordenó que no le asustasen, sino que le complacieran para que estuviese a gusto en el campamento.


Una noche que el ejército cristiano dormía tranquilo y confiado se oyó cerca de la tienda del rey un extraño golpear de tambor. Un soldado le despertó, alertándolo. Enseguida llamó a sus capitanes para que diesen orden a los guardias de extremar la vigilancia. Entonces se dieron cuenta de que los moros estaban cerca del campamento, y dieron la alarma.
Todos los soldados se levantaron rápidamente y tomaron las armas. Se entabló una feroz batalla, en la cual el ejército moro tuvo muchas bajas y se retiró.


Después de la lucha, el rey quiso premiar al que les había avisado con golpes de tambor. Grande fue su sorpresa cuando supo al final que el aviso lo había dado el murciélago. El animalito se había dejado caer con todas sus fuerzas, muchas veces hasta que consiguió despertar al rey. Como premio a su decisiva ayuda, Jaime I hizo poner el murciélago en la parte más alta del escudo real y en el de la ciudad de Valencia.

Otra leyenda explica de diferente forma la relación del rey Jaime I con el murciélago. Un murciélago hizo el nido en el sombrero de hierro del rey Jaime, es decir, en la pieza de la armadura que cubría la cabeza. Al día siguiente cuando Jaime I se levantó y al ir a colocarse el sombrero de hierro, vio dentro al animalito con su cría. El murciélago simboliza la cualidad de la precaución y la vigilancia contra los peligros. Por eso el rey pensó que algún peligro le amenazaba. Se puso en guardia y descubrió que los moros estaban escondidos para sorprender al ejército cristiano, cosa que pudo evitar gracias a la valiosa ayuda del murciélago.

martes, 24 de marzo de 2009

viernes, 13 de marzo de 2009

miércoles, 11 de marzo de 2009

CUANDO LA DIVERSION Y EL BUEN HUMOR, JUEGAN UN SERIO PAPEL.


“Hace 40 años prevalecía la idea de que
 lo que era bueno para el negocio era bueno para las personas. 
Pero lo que hoy prevalece es la idea de que
 lo que es bueno para las personas es bueno para el negocio.”

Clarence Francis
 Presidente de General Foods -1953-

 

"...durante una animada reunión con el equipo comercial, analizando el malestar general y la poca productividad de los últimos meses, la secretaria del Gerente de Ventas -suponiendo que, siendo yo una consultora recién arribada a la compañía, y pudiendo desconocer el estilo operativo más ‘apropiado’-  me advierte amigablemente al oído: “Que no la vean riendo porque creerán que no está trabajando..."

Si bien no podía asegurar que ese era el quid de la cuestión, tampoco estábamos muy lejos.

En una empresa con buen clima de trabajo, los empleados confían en la gente para la que trabajan, están orgullosos de lo que hacen y disfrutan con quienes comparten sus jornadas. 
Pero a la compañía, ¿para qué le sirve? ¿Por qué se habla de fomentar el “buen humor” entre empleados? ¿Qué rédito final se obtiene a la hora de hacer los balances?


En una entrevista para la televisión, el tenista Gastón Gaudio comentaba de qué manera puede perderse una competencia al dejarse llevar por las presiones de sus sponsors, las exigencias desmedidas del entrenador, la falta de apoyo de la prensa, la distancia de la familia, el mal humor, etc. Todas causas que nada parecen tener que ver con el estado físico, que alteran el equilibrio emocional y que producen una baja en el rendimiento. 
En un deportista la medición de resultados es muy clara: gana o pierde el partido. Mientras que en un escritorio de trabajo, esto suele ser, en general, menos evidente.

En el trabajo nos encontramos todos los días con numerosas situaciones que nos generan tensión, preocupación, nerviosismo y, hasta en un grado mayor, estrés: clientes que no pagan, proveedores que reclaman, el proyecto para ayer, etc. Imaginemos no poder distender, de alguna manera, estas complicaciones diarias: la maquinaria y sus engranajes, sin duda, podrían estallar.
Cuanta mayor tensión se utilice para abordar un problema, en más complejo éste se convierte y, por ende, en 
menos productivos nos transformamos.

Entonces, podríamos decir que el clima organizacional es el conjunto de cualidades, atributos o propiedades relativamente permanentes de un ambiente de trabajo que son percibidas o experimentadas por las personas que componen la organización y que influyen sobre su conducta/desempeño. Y esto es lo que las organizaciones exitosas y productivas tienen en cuenta.

El diccionario de la Real Academia Española define la palabra “humor” como la “disposición en que alguien se halla para hacer algo” y el “estado afectivo que se mantiene por algún tiempo”.
Según algunas investigaciones, los trabajadores que más producen son aquellos que tienen un alto grado de satisfacción con sus responsabilidades y con la organización. Cuanto más contento esté un empleado, más se puede conseguir de él. Podrá costarle mucho esfuerzo realizar su trabajo, pero no desistirá en la tarea ya que lo hace satisfecho.

La diversión y el trabajo no están, en absoluto, enfrentados sino todo lo contrario: se potencian positivamente.

Tomemos el ejemplo de Google: nadie puede negar que es una de las líderes en su género. Y en sus oficinas, el buen clima es lo que sus empleados destacan, propiciado por algunos elementos que lo favorecen: un enorme pizarrón en la entrada invitando a escribir nuevos proyectos que se consideren útiles para la compañía, numerosas salas de juego a donde dirigirse al necesitar de un recambio de aire, cómodos sillones para descansar de la rutina diaria o bien estar más a gusto mientras se terminan las labores diarias.
La empresa Google quiere tener a los mejores talentos del mundo trabajando para ellos, y su estilo de trabajo les da una ventaja competitiva en el mercado laboral mundial. Para mantener esa ventaja compiten contra otros que ofrecen delicias similares y en donde el candidato de calidad buscará algo más que un simple salario adecuado.

Pero ¿qué hacer cuando nuestra compañía, con menores recursos económicos, quiere fomentar el bienestar, el buen humor y, por ende, el buen clima en sus oficinas, sin contar con los mejores sillones ni las más imponentes mesas de pool en sus instalaciones?

El buen  humor como herramienta

En las organizaciones exitosas se cree fervientemente que la unión del trabajo y la diversión no sólo es posible, sino que además, cuando se consigue, genera un clima laboral óptimo, una poderosísima energía creativa-productiva y una fuerza de atracción irresistible.

Especialistas de la empresa española “Humor positivo”, dedicada a estudiar y aplicar el humor al entorno laboral, defiende la idea de que un uso adecuado del humor puede producir efectos positivos a nivel individual y colectivo. Y que estos efectos pueden traducirse en importantes beneficios para las empresas a saber:

Aumenta la productividad :

  • Atrae y retiene a los recursos humanos más valiosos
  • Potencia la salud y las capacidades del empleado
  • Fortalece la motivación individual y colectiva
  • Estimula la innovación
  • Optimiza la comunicación interna
  • Favorece el aprendizaje
  • Cohesiona los equipos humanos

Multiplica las ventas:

  • Potencia el impacto persuasivo de los mensajes de venta
  • Fortalece las relaciones con los clientes

Mejora el clima laboral:

  • Crea un entorno más agradable y humano para trabajar

Por otra parte, Nancy Rothbard, profesora de Gestión de la Universidad Wharton en Estados Unidos y Steffaniel Wilk de la Universidad de Ohio, en sus investigaciones sobre los acontecimientos que influyen en el cambio de humor durante la jornada de trabajo, han llegado a la conclusión de que tanto un estado de ánimo positivo como negativo afectan a la productividad del trabajador, pero que el efecto del buen humor es mucho más poderoso porque la persona que disfruta más de su actividad, logra reducir la monotonía de las tareas diarias, enfocándolas de un modo más creativo y, por lo tanto, más productivo.

Para finalizar, e invitando a la reflexión, una frase más del astuto Clarence Francis:

"Podemos comprar el tiempo de las personas, podemos comprar su presencia física en un lugar determinado, podemos incluso comprar algunos de sus movimientos musculares  por hora.
Sin embargo no podemos comprar el entusiasmo, no podemos comprar su lealtad, no podemos comprar la devoción de sus corazones.
Necesitamos ganarnos esto". 

humor.

(Del lat. humor, -ōris).

1. m. Genio, índole, condición, especialmente cuando se manifiesta exteriormente.

2. m. Jovialidad, agudeza. Hombre de humor.

3. m. Disposición en que alguien se halla para hacer algo.

4. m. Buena disposición para hacer algo. ¡Qué humor tiene!

5. m. humorismo (‖ modo de presentar la realidad).

6. m. Antiguamente, cada uno de los líquidos de un organismo vivo.

7. m. Psicol. Estado afectivo que se mantiene por algún tiempo.

martes, 10 de marzo de 2009

Los Reyes





¿Quién dice que los reyes no existen?

Elvis Presley (Rey del Rock)Michael Jackson (Rey del Pop)

Piensa en las musarañas





¿Sabías por qué PENSAR EN LAS MUSARAÑAS es estar distraído, embelesado, absorto en asuntos de escasa importancia?


La expresión hace referencia a la musaraña o musgaño, un pequeño mamífero insectívoro, semejante a un ratón, pero con el hocico largo y puntiagudo. 


Varias de sus especies son propias de Europa y suelen darse y habitar por las huertas.


Existe una especie enana, de unos siete centímetros -de los que corresponden cuatro al cuerpo y tres a la cola- a la que el vulgo le atribuye falsamente propiedades venenosas. De ahí el nombre de musaraña, del latín mus araneus 'ratón araña', por lo de una mordedura tan ponzoñosa como la picadura de una araña.


Tampoco se descarta que la locución tenga su origen en un cruce irónico con "estar pensando en las Musas", tanto por la similitud fonética como por lo de aparentar un trance de inspiración.


Otras variantes como mirar las musarañas también hacen referencia al exiguo tamaño o importancia de las cosas en las que posamos la vista cuando estamos absortos en pensamientos vagos.


De hecho una de las acepciones coloquiales del término es la de "especie de nubecilla que se suele poner delante de los ojos cuando estamos cansados".