jueves, 9 de abril de 2009

Informar y Persuadir

Un análisis puramente cognitivo puede ser  suficiente para comenzar a trabajar en cierta área del diseño de comunicación visual, tal como el diseño de símbolos gráficos para la información del público. En este campo debe reconocerse una diferencia, por ejemplo, entre un símbolo informativo como "Sala de espera", y uno como"Prohibido fumar". El primero debe ser entendido, y esto puede ser difícil, pero el segundo debe ser entendido y obedecido. Esto supera claramente la dimensión cognitiva y lleva la función del símbolo al borde de sus posibilidades. Éste es el problema de muchas señales viales; su falta de efectividad hace que en reiteradas ocasiones la Dirección de transportes deba instalar señales que digan "Obedezca las señales", sin resultados conocidos. Una estrategia más original fue implantada en Manhattan, donde en algunas paradas de de transporte público existen grandes señales que dicen: "Ni siquiera piense en estacionar aquí". Parece que el tono más informal y personal es más efectivo para recordar la posible presencia de la policía, o de otro representante de la autoridad que pueda realmente enojarse si uno estaciona allí. La noción de la autoridad aparece reforzarse por la composición tipográfica, hecha toda en mayúsculas. ("La gente habla en minúsculas y grita en mayúsculas", dijo una vez Jock Kinneir, diseñador de las señales viales de Inglaterra.)
 Las señales por si son insuficientes para implementar leyes y comunicar advertencias eficazmente; su eficacia depende de sistemas amplios de comunicación, que deban incluir la legislación la educación, las condiciones socioculturales adecuadas, los ambientes físicos apropiados y, en ciertos casos, la vigilancia; obviamente superando los límites de la semiótica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario